viernes, 18 de mayo de 2012

Arena entre los dedos

Me preguntaba hace unas horas cómo había pasado esto. Cómo habíamos llegado a esto. Me preguntaba si era culpa mía, tuya, del destino, o de Dios.

Luego me puse a recordar lo que vivimos, lo que sufrimos, lo que compartimos, y por sobre todas las cosas, lo que perdimos.

Debe ser eso lo que nos pasó. Debe ser eso lo que nos afectó. Debe ser eso lo que terminó logrando todo esto.

Te me escapás como arena entre los dedos, y por más que me vuelvo loco tratando de mantenerte conmigo, tratando de tenerte cerca, te escapás igual, de a poco. Decís que estará todo bien, pero no puedo compartir tu optimismo. Simplemente siento una sensación bastante similar, sensación que detesto y que odio.

¿En qué fallé?. ¿En qué me equivoqué?. ¿En creer?. ¿En ilusionarme?.

El tiempo y la experiencia me otorgarán los motivos. O quizás nunca lo sepa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada