miércoles, 23 de febrero de 2011

Volví

Luego de unas largas vacaciones, acá estoy. No quise actualizar desde Mar de Ajó (donde pasé 14 días) porque estaba en una cruzada de no tocar una computadora durante toda mi estadía, algo que pude lograr bastante bien, y sin ningún tipo de síntoma de abstinencia. Todo un logro para alguien como yo.

En Mar de Ajó descubrí varias cosas sobre mi persona, y fue una increíble oportunidad para ponerme a pensar cosas que me debía tiempo para hacerlo. Más allá de que la pasé genial, y que con mis amigos no hay ningún problema, siempre estuvo esa sensación (leve, molesta) de que esas vacaciones no deberían haber sido con amigos, sino con mi ex pareja. Ya sé, ya sé, no lo digan. Pero esa sensación estaba, y si bien no arruinó para nada la estadía ni mi humor, fue como una astilla en la mente.

¿Habría cambiado algo el habernos tomado esas vacaciones juntos?¿Habría terminado todo como terminó, ambos con su vida por separado, sin ningún tipo de contacto con el otro más allá de la nostalgia y los recuerdos de momentos hermosos?¿Estaríamos juntos todavía, viendo que se acerca la fecha del aniversario donde nos conocimos?¿Seguiríamos teniendo momentos increíbles?.

Todas esas preguntas estuvieron en mi cabeza durante esos 14 días. Es algo interesante como funciona el subconciente: Por momentos te permite salir adelante, otorgándote sueños y pensamientos que te levantan el ánimo y te hacen dejar el pasado atrás. Y a veces te pega al hígado, recordándote que eras feliz y que te parecía que nada podía salir mal. Que eras/eran invencibles. Que no importaba qué problema, ibas a salir adelante con ella. Y así, miles de otras cosas más.

¿Me arrepiento de cómo terminó todo?. No, más que nada, porque no fue mi culpa. Me dediqué a hacer todo lo posible para poder solucionar los problemas que teníamos. Hice todo lo que estaba en mi poder para que la cosa funcionara, para que continuáramos juntos. Pero no puedo sacarme esa leve sensación de que las cosas tendrían que haber terminado de otra manera. ¿Aceptaría yo ser amigo de ella, después de todo lo sucedido?. No lo creo. Soy una persona muy apegada a los sentimientos, y cuando algo es tan fuerte como lo fue con ella, uno siempre tiene la posibilidad de volver a cometer los mismos errores que antes. Y no sería lo ideal para mí.

Creo que lo mejor es simplemente seguir adelante. No como si nada hubiera sucedido, sino que simplemente aprendiendo y buscando algo mejor. Algo sin restricciones. Algo sin las ataduras de cosas que podrían haber estado bajo nuestro control y nosotros, inconcientemente quizás, decidimos no hacer nada al respecto.

Luego les subo las fotos de Mar de Ajó y de mi pieza actualmente, ya que tengo muchas novedades. Especialmente sobre mi pieza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada