jueves, 5 de julio de 2012

Esto debería estar en el dorso de cada bebida alcohólica...


En mi caso, sólamente una vez estuve cerca de hacerlo. Pero fue la conjugación final de una tremenda noche de mierda.

Y lo peor es que al día de hoy no sé porqué no lo hice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada