sábado, 1 de enero de 2011

Chau 2010

Y se terminó otro año. Un año que, en lo personal, fue bastante raro. Un año que ha tenido tantos altibajos como una montaña rusa, o hasta quizás más.

Comencé el año con pareja, trabajo y estudiando. En el camino se quedaron dos. Uno por razones que escapan a mi comprensión (aunque ya tenga aprendido de que para este tipo de cosas, la cordura, la racionalidad, y la lógica son completamente inaplicables) y el otro por razones que sí entiendo, pero aún no puedo aceptar.

He aprendido muchísimo este año. He aprendido de que existe lo que comúnmente se llama "amor de tu vida" (que no es lo mismo que soulmate, ojo) cuando meses antes me había reído ante la idea, aunque reconozco que me equivoqué de persona que creía que se merecía el título. He llegado a puntos altísimos este año, y puntos bajísimos poco después, y tengo que decir que la caída duele como la puta madre, pero el levantarse luego de caerse del caballo es una de esas cosas que nos forman como persona, que nos moldean en el ser que uno terminará siendo el resto de su vida. Además, la búsqueda de la felicidad anteriormente perdida puede ser la búsqueda misma que motive todas las acciones que tomes en adelante. Tengo que admitir que esta búsqueda, si bien no está tomando todo mi tiempo disponible (como me recomendaron varias personas), es algo que estoy disfrutando enormemente. Y no hablo solamente desde el lado emocional de la... cosa (for the lack of a better word), sino que la búsqueda en todos sus ámbitos está siendo una de las situaciones que más me ha enseñado en mucho tiempo. Es cierto, una mierda total el tener que pasar por esto para poder lograr y seguir adelante. Pero you can't make omelets without breaking a few eggs.

He empezado guitarra (gracias a uno de los mejores regalos sorpresa que me han dado jamás para mi cumpleaños), dando pie a uno de mis sueños que he tenido toda mi vida y este es ser al menos un mediocre guitarrista, ya que me conformo con tocar alguna que otra canción específica y no planeo ser David Gilmour. Sí puedo asegurar que lo primero que aprendí a tocar en mi querida criolla es "Te para tres", un hermoso tema de Soda Stereo, curiosamente ligado a la situación emocional que estaba viviendo en ese momento. Al hacer esto, cumplí mi pequeño, y en extremo humilde homenaje a Gustavo Cerati, quien con su música tanto en Soda como siendo solista me ha ayudado a salir de pozos importantes, y sus canciones son algunos de los mejores recuerdos que tengo en mi vida (por mencionar algunos: el primer disco completo que escuché fue Canción Animal, y todavía siento como si fuera ayer la alegría y felicidad infinita que sentí al ver a Soda en vivo en el 2007 en River).

Terminó Lost, serie que me ha marcado muchísimo, que me ha expandido la cabeza y que ha cambiado la forma que tenía de plantearme distintos temas, ya sea el amor, las amistades o la muerte. Quizás para ustedes les parezca estúpido, y hasta ridículo que yo lo incluya entre lo mejorcito del año, pero no jodo cuando digo que agradezco haber llegado a ver el final de la serie. Como dije, me cambió la vida en más cosas de la que algún medio audiovisual ha hecho jamás.

Conseguí trabajo y todavía estoy en él. De hecho, me ascendieron, y me reconocen todo el esfuerzo que hago para poder mantener un buen servicio. Quizás es cierto que este trabajo ha afectado de alguna manera algunas partes de mi vida, pero creo que, a la distancia y con la sabiduría del que ve la situación a lo lejos, eventualmente por alguna que otra razón, esas partes se iban a ver afectadas de todas maneras. Lo que sí puedo asegurar, hoy por hoy, es que más allá de la queja esporádica y específica, o que quizás me condicione parte de mi vida social a veces, realmente me gusta este trabajo, y haré lo posible por mantenerlo. Además, no tienen idea de la alegría y la realización como persona que fue conseguir este trabajo. Fueron 5 años de mandar cvs a donde sea, de llamar, de preguntar, de ir a entrevistas, de "Nosotros te llamamos", de "Se requiere experiencia previa", de "Los resultados del preocupacional salieron mal", de "Realmente necesito esta oportunidad". 5 años de lucha, de discriminación, de situaciones de mierda, de depresión. 5 años, y conseguí trabajo. El momento que me llamaron para la entrevista final fue uno de esos momentos que quedan guardados en la memoria. Hasta recuerdo que me largué a llorar de la felicidad en medio del colectivo en el que iba.

Gracias al trabajo, pude darme varios gustos monetarios que hace rato que me debía. Esto también se convirtió en una oportunidad única para adquirir comics, películas y libros (cementando la situación que permita que yo, claramente, no la ponga más). He visto e ido bastante al cine, afirmando mi noción de que el cine es arte del más alto calibre (aunque difiera con la noción de arte que tienen los estudiantes de esa carrera). Me he dado muchísimos regalos (en una especie de autosatisfacción masturbatoria capitalista), y he dado muchísimos regalos. Quizás luego saque fotos de lo que es mi habitación actualmente y las suba acá, ya que estoy orgulloso de cada uno de los objetos que adquirí durante el año.

Con respecto a las amistades, se han dado situaciones extrañas: Me he acercado a gente con la que, lo admito, no tenía tanto contacto antes, y he descubierto que esas personas son tanto o más confiables e interesantes de lo que yo ya creía de ellos. He estado para quién lo ha solicitado (en más de una manera), y han estado para mí. Me he llevado un par de chascos y tropiezos con alguna que otra persona, pero dentro de todo se ha solucionado (o al menos, no he recibido mayores quejas al respecto). He conocido gente que me ha sorprendido, y con la que paso momentos geniales. Gente que definitivamente me gustaría volver a ver.

En resumen:
Este año he estado feliz y deprimido, he llorado de la alegria y de la tristeza. He tenido el mejor cumpleaños en mucho, mucho tiempo. He tenido satisfacciones y decepciones.

He vivido. Y eso es lo mejor que uno puede hacer.

Adios 2010. Espero que el 2011 sea mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada